Técnicas de masturbación femenina: El serrucho

octubre 11, 2008

Hola amores, ¿cómo estáis?

Yo estoy súperbien. El verano ha sido intenso, he tenido varias parejas de un par de semanas y he probado pollas de todos tamaños y colores. Ais, es cierto, las chinas no, que no sé que tienen los chinitos que no me humidifican como los demás. Se lo comentaba a una de mis mejores amigas, Celi, el otro día: este verano he descubierto que más vale serrucho en mano que cientas de pollas recorriendo mis paredes vaginales. Simplificando: que vale más la pena masturbarse que follar con tíos que no saben qué es lo que hacen. Por tanto, orgullosa de mi vagina y de mis artes como estoy, os voy a explicar una de mis técnicas: ¡el serrucho!

Muchas mujeres negarán delante de cualquier hombre que se masturban. Muchas, pero no yo. Yo soy de las que están orgullosas de vivir su sexualidad al máximo y de saber que tiene un coño para mucho más que expulsar bebés después de estar embarazada. Como buena mujer liberal sexualmente que soy, tengo varias técnicas de masturbación, pero la mejor es esta. ¡Chicas, tomad nota!

Lo primero que tenéis que hacer es encontrar un momento de soledad. Vale vuestra cama, la de vuestr@ novi@, el autobús a las 3 de la mañana, el baño de vuestro restaurante favorito, una playa desierta, el despacho de vuestro jefe. Cualquier sitio es válido siempre que puedas estirarte contra una superficie más o menos lisa.

Lo segundo que debéis tener a mano es una braguita a la que ya le hayáis dado un uso, porque así está como más corrida. Si no tenéis una braguita a mano, vale con lo que llevéis puesto, ya sea braga, tanga, faja. Es recomendable no utilizar materiales que puedan herir la sensibilidad de vuestra vagina, como esparto. Una vez tengáis la braguita a mano, lo que tenéis que hacer es estiraros y empezar a tocaros lentamente todo el cuerpo. Con una mano podéis jugar con vuestro sexo y con la otra podéis crear caminitos húmedos que lleven al placer, utilizando vuestros dedos mojaditos de saliva. Cuando notéis que la excitación va en aumento, es el momento de echar mano de la braga o la sábana. Tenéis que apretujar vuestro cuerpo, parte delantera, contra la superficie lisa, preferiblemente la cama. Con una mano cogéis la braga por delante, y con la otra os la pasáis para poder cogerla por detrás vuestro, que pase por en medio de las piernas. Con un suave movimiento de manos y cadera tendréis a vuestra braguita dándoos un placer tremendo. Os correréis como nunca, tías.

Esta técnica pone mucho a los chicos. Si algún día tenéis un ligue que está lejos, no dudéis en enchufar vuestra webcam y buscar el mejor plano posible; estarán encantados de ver cómo disfrutáis con vuestro serrucho.

Nada más, amores. Espero que probéis esta técnica y me comentéis si vale o no la pena. 

¡Un besazo a todos!

MV

Anuncios